Desde el nacimiento hasta los 3 años, los bebés están en una etapa de aprendizaje acelerado y la estimulación temprana puede ayudarlos a alcanzar su máximo potencial. Durante esta etapa, los bebés están desarrollando habilidades sensoriales, motoras y cognitivas, y la estimulación temprana puede fomentar su crecimiento en estas áreas. Esto incluye actividades simples como hablar con ellos, cantar canciones, leerles libros, jugar juegos y hacer ejercicios físicos suaves.

Estimulación temprana

¿Quieres que te asesoremos?

No te quedes con dudas, escríbenos

    He leído y acepto la política de privacidad y los términos y condiciones

    Jugar para estimular...

    La estimulación temprana consiste en mejorar el desarrollo emocional, cognitivo y físico a través del juego. Se trata de una asociación con algo agradable y ameno. Confronta diversas áreas como la cognitiva, socioemocional y psicomotriz. Los sonidos, música, y diversos estímulos aceleraran el desarrollo cognitivo del bebé.

    • En bebés menores de un año: Se harán ejercicios que desarrollen su autonomía, por medio de psicomotricidad, coordinación brazos y piernas, levantamiento de cabeza, tono muscular, flexibilidad y gateo.
    • En bebes de 1 año: Comienzan a dar sus primeros pasos, es un periodo de especial importancia. Hay interacciones mediante el lenguaje, aunque éste no sea preciso.
    • En niños de 2 años: Se alcanza mayor seguridad y autonomía, consiguiendo ayuda mediante el juego con juguetes, vocabulario más complejo y distintos movimientos.
    • En niños de 3 años: Empieza la observación, la socialización (comunicación fluida, primeras amistades) y tienen mayor independencia.

    ¿Tienes dudas?

    Estamos encantados de resolverlas, pregúntanos

      He leído y acepto la política de privacidad y los términos y condiciones